La alianza Renault Nissan encara la recta final para su proyecto de coche eléctrico barato. El nuevo modelo se pondrá a la venta en China en el 2019 a un precio por debajo de los 10.000 euros gracias a las ayudas públicas, según ha explicado a este diario el vicepresidente de ventas de Renault, Thierry Koskas.

El grupo Renault Nissan puso en marcha el proyecto para desarrollar y fabricar un turismo eléctrico ‘low cost’ ante las exigencias del mercado chino, que se ha convertido en el más importante de la nueva electromovilidad. La única manera de poder vender en condiciones competitivas en ese mercado es producir el turismo de forma local y a un precio asequible para los consumidores chinos.

El nuevo modelo, conocido hasta ahora como Kwid, ha sido desarrollado y se fabricará conjuntamente entre la compañía china Dongfeng y Renault Nissan gracias a la creación de una nueva sociedad con unas participaciones accionariales de un 50% para la firma de China y un 25% para la francesa y la japonesa.