La radiación solar recibida cada 10 días sobre la Tierra equivale a todas las reservas conocidas de petróleo, carbón y gas, por lo que las fuentes renovables de energía, como ésta, son esenciales para planificar el futuro.

 
Para usar el Sol en nuestro favor se cuenta con varias tecnologías, como los sistemas fotovoltaicos, es decir, aquellos que convierten la radiación solar en electricidad, además de las tecnologías fototérmicas y de concentración solar.

 
Las fuentes renovables de energía deberían ser parte de los planes energéticos en todos los países. Es necesario cambiar las políticas y diseñar sistemas nacionales diferentes que aseguren el futuro del país en este renglón. El camino lo dicta el uso de energías limpias, se llaman así porque no producen gases de efecto invernadero ni contribuyen al calentamiento global.

 
A la hora de fabricar celdas solares se contamina. A fin de cuentas es una industria que usa materiales peligrosos como el silicio. Las fuentes renovables de energía causan impacto, pero no como las fuentes que usamos.

 
El desarrollo sustentable es aquel que no compromete la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus necesidades y busca la equidad entre los contemporáneos. Los nuevos paradigmas de desarrollo deben reducir el empleo de energía fósil. Debemos cuidar y dosificar el petróleo y utilizarlo para la introducción de las renovables.

 
Fuente: http://diarioecologia.com/